Mayra Rojas defiende con uñas y dientes el tema sobre su “sobrina-hija” Luciana

Después de intentar por dos años en México y en Estados Unidos, adoptar a una bebé, la fallecida actriz Lorena Rojas, en el año de 2013 pudo cargar entre sus brazos a su hija adoptiva y sentirse madre tras luchar arduo por tenerla.

La bebé llamada Luciana, nació en Miami el 6 de octubre. Lorena, quien deseaba con todas sus fuerzas ser mamá, no lo consiguió de manera biológica porque en agosto de 2008, Rojas, de 44 años, recibió un diagnóstico de cáncer de mama. Con fortaleza e ilusión lo venció, pero en 2012 regresó la enfermedad extendida a varias partes de su cuerpo y esto le impidió embarazarse.

Finalmente murió y la bebé quedó a cargo de su hermana, la actriz,  Mayra Rojas, quien ante la cámara de Ventaneando dijo que estos dos años ha tenido muy poco trabajo, y por ello se ha podido dedicar más a su hijos, incluyendo a Luciana. Y dijo que vivió una maternidad que no había pedido. Pero, no por ello le ha contado la verdad a su “sobrina-hija”.

Contó que con llorar y decirle a una niña de tres años que se murió su mamá, no gana nada, que si con eso le devolviera a su mamá… pero no, entonces no le ha dicho nada.

Dice que la niña tiene una mamá, unos hermanos, unos abuelos y una familia; que lo importante es que la niña sea inmensamente feliz y eso es lo importante.

También declaró que a ninguno de sus tres hijos les gusta el medio del espectáculo.

Que Luciana es una niña muy sensible a lo musical que es muy abierta. Pero, va a esperar para ver qué va a decidir ser o hacer en su vida. Redacción/Photoamc.