Irina Baeva y Gabriel Soto en el Tribunal Superior de Justicia de la CDMX